Av. Colón 2034 - Tel/Fax (0223) 4955574 - (223) 6155591 - facebook

Actualidad Inmobiliaria

06 de Septiembre de 2010

Actualidad REAL ESTATE LOCAL Ladrillo por ladrillo

La expansión del real estate en Mar del Plata sigue siendo interesante. En el primer semestre del año se confirmó la ejecución de 225 obras de edificios. La compraventa de unidades creció casi un veinte por ciento en el primer semestre. ¿Qué hay que hacer para no frenar el “envión constructor”?

Siguiente 05.09.2010 |

Mar del Plata atraviesa un excelente momento en materia de construcción de nuevas unidades habitacionales, venta de las mismas y dinámica en el sector laboral que involucra a los diferentes actores del rubro. Sin embargo, ya hay profesionales y entidades locales que se preguntan qué hay que hacer para que no se detenga el boom de la construcción. También recomiendan diferentes acciones a tomar.
Para comenzar este análisis podemos arrancar con datos concretos que tienen que ver con la última parte de la cadena productiva, es la venta, que refleja pero también dinamiza la producción: en el primer semestre del año se comercializaron 4.669 unidades inmobiliarias habitacionales en nuestra ciudad. Esto implica un 15% más que en el mismo semestre del año pasado, cuando se habían vendido 3.936 propiedades.
En cuanto al dinero involucrado, vale decir que en estos primeros seis meses del año se operó por u$s 133.131.141, lo que representa un 20% más que en el mismo período del año previo, cuando se había vendido por u$s 107.376.515. El promedio de las operaciones arroja que entre enero y junio de 2010 el monto por operación da u$s 28.513,84 mientras que para el mismo período del año anterior el promedio fue de u$s 27.280,62.

A no frenar

Mar del Plata vive, en los últimos años, un importante crecimiento del mercado inmobiliario. En los últimos días, desde la Cámara Marplatense de Empresas Comerciales y de Servicios (CAMECO) se había propuesto una serie de medidas que deberían tomarse para mantener la dinámica del sector. Entre lo propuesto por la entidad destacaba la eximición de impuestos a aquellas propiedades nuevas que fueran ubicadas en el mercado para la locación.
Es decir, los departamentos nuevos que se están construyendo y que serán alquilados deberían recibir beneficio de parte del Estado para que los inversores puedan seguir volcando sus recursos a la construcción de nuevos proyectos inmobiliarios.
Consultado al respecto, el martillero Diego del Valle realizó un diagnóstico en el cual comentó que “la actividad viene con años de ‘viento de cola’, más precisamente del 2003 al 2007, donde la conducta del ahorrista fue refugiarse en el ladrillo, ante la experiencia negativa de los bancos que le robaron el dinero”.
El entrevistado resaltó que “desde 2008 vimos que el crecimiento comenzaba a caer, y sobre todo en 2009 tocamos el peor año de la década en cantidad de operaciones de compraventa de inmuebles”.
Al respecto, reflexionó que “uno analiza este mercado y dice ¿cómo hacemos con 200 edificios que se están construyendo y otros 200 que se van a construir? La única forma de que esto continúe con cierto movimiento en la comercialización es que aparezca el crédito. Estamos en un pasaje que ya empezamos con los años 2008-09, nos dirigimos a un nuevo ciclo eleccionario. La forma que tenemos de darle continuidad a este crecimiento es la vuelta del crédito”, sintetizó.
En este sentido, el profesional avanzó sobre un concepto innovador para nuestra ciudad: “el financiamiento privado”. Para Del Valle, quienes están construyendo, ya deberían haber analizado el mercado y haber inferido que una persona que puede pagar un alquiler de hasta $ 1.300 por un dos ambientes quizás pueda pagar $ 300 más si se le propone que sea dueño. En ese sentido, manifestó que es posible pensar en que la financiación debería venir desde el desarrollo del proyecto, como una de las patas para sostener la actividad del negocio.

El empleo

Sin dudas, el hecho de que el mercado de compraventa se mantenga dinámico también implica que los inversores piensen en seguir construyendo. Una forma de mantener el negocio es reinvertir lo que se obtiene.
Y eso provoca dinámica económica pero también buenos niveles de actividad en el sector. Por eso, no es casual que el informe mensual del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC), difundido esta semana, haya señalado que el interior de la Provincia de Buenos Aires es una de las zonas del país donde más creció el empleo en la construcción.
Además, consultados sobre las expectativas para el próximo mes, el 19,2% de los empresarios que se dedican a la obra privada dijeron que esperan aumentar su producción, mientras que un 65,4% consideró que se mantendrá igual y sólo un 15,4% cree que disminuirá su actividad. Al consultarles sobre las causas, un 46,8% indicó que habrá mayor inversión en obras privadas, un 26,6% lo relacionó con el crecimiento de la actividad económica, un 13,3% dijo que tienes mejores planes de obra pública y otra cantidad similar prefirió señalar que habrá reinicio de obras que estaban frenadas.
Mar del Plata, con doscientas obras en construcción y una cantidad similar en planos, es una de las ciudades que más motoriza la región. Para el IERIC, en junio, se crearon más de 800 nuevos puestos de trabajo respecto a mayo. El informe privado destaca que la actividad "comienza a empujar lentamente la creación de empleo", donde las empresas contrataron a más de 800 trabajadores en el sexto mes de 2010.

Salvavidas

Horas antes de que se diera por finalizada la zafra del calamar, el Consejo Federal Pesquero hizo lugar al pedido de las cuatro cámaras más importantes del país para extender, por unos días, la continuidad de la marea.
Esta extensión de la temporada de calamar había sido pedida por las cámaras locales CEPA y CAIPA, y por las patagónicas CAPA y CAPECA, solicitando la posibilidad de un nuevo lance al mar. En los últimos días de agosto, unos cuarenta poteros se encontraban operando en la zona común argentino-uruguaya, tratando de obtener algo de recurso para mejorar la magra campaña del 2010.
A fin de agosto, unas 43.551 toneladas habían sido las declaradas en desembarques, en cuanto al calamar illex. Como ya se ha venido abordando desde estas páginas, se trata de una de las peores zafras, la más floja de los últimos años. Casi un cuarenta por ciento menos que en la temporada pasada.
Sin embargo, julio fue el mejor mes del año, al totalizar la nada despreciable cantidad -en plena crisis- de 10.104 toneladas. Así, el séptimo mes del año se convirtió en lo mejor de la campaña, incluso mejor que marzo, cuando se habían obtenido 6.123 toneladas.
No obstante, los valores conseguidos por la flota siguen siendo muy bajos, si se tiene en cuenta que las capturas son menores a las de 2009, que de por sí venían perdiendo cantidades en comparación con los períodos previos. Esta coyuntura hace pensar que algunas empresas pesqueras podrían tener serios problemas en el corto plazo.
En cuanto a la decisión asumida por el CFP, vale decir que incluye la posibilidad de seguir pescando hasta el 20 de septiembre al norte del paralelo 44º. Pero desde el organismo hubo condiciones, ya que para permitir la continuidad se deberá llevar adelante un seguimiento de la pesquería. Esta decisión está basada en la posibilidad de "asegurar el escape mínimo del cuarenta por ciento”, informaron desde el CFP. Por su parte, el INIDEP considera que, en base a sus propios cálculos, "en la actualidad ese valor ronda el 60 por ciento".
Otro aspecto fundamental es el de preservar los ejemplares juveniles y preadultos de los otros stocks de calamar, medida que fue impulsada por los consejeros. Es que, de acuerdo a los informes científicos, la flota potera estaría operando por estos días sobre el stock desovante de primavera con buenos resultados.

 
por Matías Frati
fuente: noticias y protagonistas

Actualidad Inmobiliaria

Más Notas

Consultar

Complete el formulario consultando por esta propiedad y le responderemos a la brevedad. Gracias por comunicarse con Sanz & Ordoqui Propiedades.