Av. Colón 2034 - Tel/Fax (0223) 4955574 - (223) 6155591 - facebook

Actualidad Inmobiliaria

08 de Septiembre de 2011

Para los inversores, el dólar ya compite a la par de los ladrillos, La expectativa de devaluación emparejó las preferencias en un mercado cauteloso.

El ladrillo fue y es un imán para inversores poco amantes de los riesgos, para quienes les desconfían a los bancos y a los productos más o menos sofisticados que ofrece el mercado de capitales. Esta podría ser una frase de cabecera para este tipo de inversor: "Es un activo que puedo ver todos los días, la puedo tocar y por lo general el Gobierno no puede sacármelo, no hay corralito para los inmuebles ". Además, difícilmente baje de precio. Hay excepciones, claro, como la crisis de 2001.

PorGustavo Bazzan
gbazzan@clarin.com

 

El ladrillo fue y es un imán para inversores poco amantes de los riesgos, para quienes les desconfían a los bancos y a los productos más o menos sofisticados que ofrece el mercado de capitales. Esta podría ser una frase de cabecera para este tipo de inversor: "Es un activo que puedo ver todos los días, la puedo tocar y por lo general el Gobierno no puede sacármelo, no hay corralito para los inmuebles ". Además, difícilmente baje de precio. Hay excepciones, claro, como la crisis de 2001.

El boom inmobiliario que arrancó a los pocos meses de la megadevaluación del peso de 2002 se sostuvo por una buena relación entre los costos de construcción y el precio final. Cuando los costos subieron (primero materiales y luego mano de obra), el mercado se siguió moviendo por la expectativa de que el precio del metro cuadrado seguía subiendo .

Ese factor está dando algunas señales de desaceleración . Los fondos siguieron fluyendo hacia los ladrillos, hasta ahora, porque este tipo de inversor no encontraba una alternativa más o menos confiable. Las bajas tasas de interés ayudaron: ¿para qué dejar pesos en los bancos si la inflación les recorta su poder adquisitivo? Pero, como suele ocurrir cíclicamente en la Argentina, el dólar retorna al primer plano.

Hoy las expectativas cambiaron ligeramente. El potencial de suba del dólar empezó a competir con el potencial de aumento del metro cuadrado construido. En otras palabras: quien hasta hoy elegía ladrillos, ahora piensa si no es hora de "estacionar" en dólares . Incluso aquel que hacía depósitos a plazo fijo en pesos pensando en que al menos le ganaba al dólar, ahora lo piensa dos veces.

El "año electoral", que hoy ciertamente ofrece muy poca "incertidumbre" política, aún mantiene interrogantes económicos .

De nada sirve que el ministro de Economía lo niegue: los ahorristas e inversores están esperando un precio del dólar bastante más alto que el que proyecta el Gobierno. Bajo esa premisa, el dólar hoy aparece como un activo "barato", con chances de valorizarse más en el mediano plazo que un inmueble .

Esto explicaría entonces que los departamentos hayan quebrado la tendencia y ya empiecen a quedar retrasados respecto a la inflación.

Un dato interesante lo aporta el asesor en créditos hipotecarios Hugo Paz, titular de la firma Metropolitan Home: los préstamos para vivienda están tímidamente reapareciendo a partir de que la suba salarial también le ganó a la suba de los inmuebles. "Son créditos para financiar operaciones en las que el comprador pasa de un dos a un tres ambientes, por lo general, y los préstamos alcanzan para financiar solo el 40% de la operación". remarca Paz. Caso raro en el mundo entero, Argentina debe ser el único país donde se asistió a un boom inmobiliario sin crédito que lo financiara .

A contramano del discurso de "mejora en la distribución del ingreso", la construcción se movió aquí al ritmo del sector más rico de la sociedad.

Es el dato que les da pie a los especialistas para asegurar que aquí no hay burbuja, y por lo tanto no hay chance de que los precios vuelvan para atrás.

 

Actualidad Inmobiliaria

Más Notas

Consultar

Complete el formulario consultando por esta propiedad y le responderemos a la brevedad. Gracias por comunicarse con Sanz & Ordoqui Propiedades.