Av. Colón 2034 - Tel/Fax (0223) 4955574 - (223) 6155591 - facebook

Actualidad Inmobiliaria

29 de Enero de 2012

Aumentó un 10% la compraventa de inmuebles en la ciudad durante 2011

Los pequeños ahorristas se refugian en la compra de propiedades para mantener o aumentar su capital en el largo plazo. Los operadores del sector dicen que la mejor manera de no perder frente a la inflación es apostar al ladrillo.

La compraventa de inmuebles aumentó un 10 por ciento en Mar del Plata durante 2011 respecto al 2010, según cifras extraoficiales. Así, los pequeños inversores vuelven a mirar al ladrillo como el mejor resguardo para sus ahorros y el mercado inmobiliario consolida su crecimiento.

Los índices crecientes de inflación parecen haber modificado la forma de preservar los ahorros. Porque mientras hasta hace algunos años era el dólar una de las inversiones preferidas para proteger el valor del dinero, hoy, en un contexto de suba de precios y de divisa norteamericana estable, la plata quema y se transforma en tierra o en ladrillos. Al menos así lo señalan los principales referentes del mercado inmobiliario local, quienes sostienen que, paradójicamente, el proceso inflacionario que atraviesa el país se ha convertido en un motor para dinamizar las ventas en el sector.

Un tanto más cauto, el presidente del Colegio de Martilleros, Miguel Angel Donsini, estimó que la compraventa de propiedades aumentó un 5% en 2011. "El balance fue bueno", dijo. Y afirmó que la mejor manera de no perder frente a la inflación es apostar al ladrillo. "Es la inversión más segura", sostuvo.

A tono con las cifras de Mar del Plata, la compraventa de inmuebles creció en la provincia de Buenos Aires alrededor de un 11% durante 2011 respecto del año anterior, según un informe del Colegio de Escribanos bonaerense. Su titular, Carlos Agustín Sáenz, destacó que las estadísticas demuestran que "el mercado inmobiliario mantuvo su tonicidad en consonancia con el conjunto de la economía bonaerense y nacional".

De acuerdo con el relevamiento, las operaciones inmobiliarias pasaron de 122.731 en 2010 a 136.214 en 2011. Asimismo, durante diciembre de 2010 se registraron 18.502 transacciones, mientras que el año pasado ascendieron a 19.680.

En cuanto a los montos pagados, en 2011 fueron superiores a los 30 mil millones de pesos y en 2010 no pasaron la barrera de los 20 mil.

Inversión segura

La clase media tradicionalmente se refugió en la compra de propiedades para mantener, en el largo plazo, su capital. Durante el período 2001-2011 este tipo de inversión generó importantes utilidades y no sólo en el mercado de la Capital Federal, como históricamente mostraban los ciclos económicos, sino también en las ciudades del interior como Mar del Plata.

Quien invierte en la compra de un departamento de dos o tres ambientes en general no lo usa para mudarse, sino para alquilar. La mayor parte de los desarrolladores inmobiliarios apunta a estos "nichos", que son los que tienen hoy salida en el mercado. "Un dos ambientes duplica la utilidad, tomando en cuenta la relación inversión versus alquiler, respecto de un departamento o casa de grandes dimensiones", confió un operador del sector al ser consultado por el tema. "La conducta del argentino medio es ahorrar en el ladrillo. No va a las acciones o a las inversiones de riesgo. Quiere, por lo general, algo tangible, algo que él pueda tener bajo su control. Y en este encuadre están las propiedades", agregó.

Para muchos los precios de las propiedades son exagerados y deberían tender a desinflarse. Para otros, en cambio, el ladrillo siempre fue para arriba y seguirá subiendo.

Los especialistas ven un mercado virtualmente partido en dos. Por un lado, el de las unidades orientadas al segmento socioeconómico medio-alto de la población, que posee una determinada lógica y dinámica de precios. Por otro, el de las dirigidas al segmento medio y bajo, que depende de la evolución del crédito hipotecario y del poder adquisitivo de la clase media para realizar inversiones.

En este escenario, la propiedad es una posibilidad para cubrirse de los procesos inflacionarios. Pero, según dicen los operadores del sector, es importante asesorarse a la hora de comprar: calidad de construcción y, especialmente, ubicación son las claves hoy para hacer rentable este tipo de inversión.

En cuanto al destino de las inversiones, la torta se reparte en tres porciones. La más sustanciosa apunta a la compra de pequeñas unidades residenciales orientadas al alquiler para obtener algún grado de rentabilidad. En segundo lugar se ubica la adquisición de terrenos a bajo precio, en zonas donde la perspectiva de desarrollo futuro haga pensar en una mayor valorización de la tierra. En tercer término, y en una menor magnitud, los capitales se vuelcan a la compra o construcción de locales comerciales que, si bien otorgan un mayor margen de rentabilidad a la hora de ser alquilados, también demandan un volumen más alto de inversión. Una de las razones que motivan esta forma de orientar los ahorros radica en el hecho de que en el mercado pueden conseguirse pequeños departamentos de uno o dos ambientes terminados a un valor que ronda los 50 o 55 mil dólares, mientras que un local comercial, para que otorgue una renta interesante, no baja de los 150 mil.

Actualidad Inmobiliaria

Más Notas

Consultar

Complete el formulario consultando por esta propiedad y le responderemos a la brevedad. Gracias por comunicarse con Sanz & Ordoqui Propiedades.