Av. Colón 2034 - Tel/Fax (0223) 4955574 - (223) 6155591 - facebook

Actualidad Inmobiliaria

09 de Mayo de 2013

Estiman que la iniciativa permitirá una reactivación del sector inmobiliario


Constructores y martilleros lo apoyan pero coinciden en la necesidad de que los certificados que emitan los bancos sean endosables y que el tenedor los pueda efectivizar en cualquier momento.


En Mar del Plata, donde -como en el resto del país- a partir de la implementación del cepo cambiario la actividad inmobiliaria se redujo significativamente, el envío al Congreso de uno de los dos proyectos de ley elaborados por el Poder Ejecutivo para permitir un nuevo blanqueo de capitales, concretamente el que hace referencia a la emisión de certificados (Cedim) que posibilitarán adquirir propiedades, fue recibido con entusiasmo por constructores y martilleros ya que consideran que, en principio, se trata de una iniciativa que será muy beneficiosa para ese sector.
Al dialogar con este medio, Miguel Angel Donsini, presidente del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos, sostuvo que "siempre y cuando al que vende la propiedad se le permita efectivizar de inmediato el certificado que le van a entregar como medio de pago me parece una idea muy buena para reactivar un mercado que, aunque no se paralizó totalmente, a raíz del cepo cambiario actualmente está con muchas dificultades; de cualquier manera, por ahora es un proyecto de blanqueo que debe pasar por el Congreso; siempre digo que la mejor inversión son los ladrillos y que es algo que también beneficia al Estado ya que genera el pago de impuestos; en Mar del Plata, que tiene una población que supera las 700.000 personas, hay alrededor de 150.000 que, directa o indirectamente, viven de la construcción", expresó. Posteriormente sostuvo que "creo que para dar una opinión definitiva hay que esperar que el proyecto salga del Congreso; en principio me parece una idea interesante ya que, si se instrumenta bien, no sólo va a favorecer a nuestro sector sino también al país en general". Por último aclaró que "una de las dificultades que tenemos actualmente para concretar operaciones radica en que los créditos que se otorgan para la adquisición de viviendas son en pesos, una moneda que los vendedores se resisten a aceptar; a ello se suma que se otorgan por montos que no alcanzan a cubrir lo que se necesita para comprar un inmueble".

Más opiniones

Luis Silva, titular de la Cámara de Desarrolladores Inmobiliarios de Mar del Plata, dijo por su parte que "si bien se trata de una iniciativa que todavía falta reglamentar, en principio la consideramos muy buena ya que va a permitir inyectar fondos al mercado inmobiliario; tengo la impresión de que, además, va a generar un mercado lícito y en blanco en virtud del cual, aquel que reciba un certificado por la venta de una propiedad, si lo puede entregar en pago a un proveedor, ni siquiera va a tener que ir a cobrarlo; si se puede efectivizar de inmediato, va a ser una especie de segunda moneda, y encima en dólares", dijo entusiasmado. Finalmente opinó que "personalmente creo que es un proyecto que va a ser muy beneficioso para nuestro sector que tiene un nivel de actividad un 40% inferior al del año pasado, también para todos aquellos que, habiendo adquirido dólares en negro, no los pueden usar ya que, contrariamente a lo que ocurre en Miami y en Punta del Este, que son una competencia muy fuerte en materia de inversiones, en la Argentina tienen que informar acerca del origen de esos fondos".
Norberto Cánepa, presidente del Centro de Constructores y Anexos, expresó en tanto que "si bien falta conocer detalles del proyecto y más allá de la discusión que pueda generar el blanqueo de capitales dispuesto por el Gobierno nacional, no hay dudas de que nuestro sector se va a ver ampliamente favorecido; pese al cepo cambiario, hay una percepción que indica que la construcción, aunque a partir de 2012 bajó bastante, no se detuvo; la gente sigue apostando al ladrillo como una alternativa para resguardar el valor de sus ahorros; salvo alguna excepción, en estos momentos las obras que se emprenden son chicas y/o medianas; la mayoría de entre 800 y 1.200 metros cuadrados de superficie". Al ser consultado sobre el costo de la construcción, tras recordar que "el año pasado, a raíz de los incrementos que sufrieron los materiales y la mano de obra, subió un 25%", sostuvo que "en lo que va de 2013 los aumentos han sido menores".-

Actualidad Inmobiliaria

Más Notas

Consultar

Complete el formulario consultando por esta propiedad y le responderemos a la brevedad. Gracias por comunicarse con Sanz & Ordoqui Propiedades.